10 falsos tópicos del coche eléctrico… Desmentidos

Desde que no tienen autonomía y sólo sirven para ciudad, hasta que las baterías contaminan, les falta potencia o son carísimos… Son muchos los falsos tópicos que escuchamos a diario sobre el coche eléctrico.

¿Por qué sucede esto? Muchos de esos mitos eran reales total o parcialmente hace diez o quince años, y permanecen en la sociedad.

Pero la revolución de los coches eléctricos ha sido tan intensa y tan rápida en los últimos tiempos que hoy día prácticamente todos esos estereotipos han desaparecido.

Te recopilamos hoy los falsos tópicos más comunes sobre el coche eléctrico, para desmontártelos uno a uno.

1.- Los coches eléctricos solo valen para ciudad. No tienen autonomía. FALSO

Hace una década es verdad que era un problema; hoy día podemos afirmar que no.

Desde que comenzó esta nueva era del coche eléctrico, los fabricantes han centrado gran parte de sus esfuerzos en conseguir incrementar la autonomía de los mismos.

Por ejemplo, el primer modelo de Nissan Leaf, en 2010, tenía una autonomía de 117 kms; el actual alcanza los 385. Eso, por tomar como referencia un eléctrico común. Si nos vamos al extremo, tenemos los 840 kms del Tesla Model S más alto de la gama.

Sin embargo, no es necesario irse a un coche de lujo para comprobar esto. El mismísimo Dacia Spring –que sí es para ciudad– alcanza los 300 kms.

Los coches eléctricos han triplicado su autonomía en los últimos 10 años

2.- La batería del coche eléctrico contamina muchísimo después de finalizar su uso. FALSO.

Esta es una afirmación que se escucha mucho últimamente. Hasta circula un meme en redes sociales comparando lo que contamina “una pila de botón” con lo que contaminará “en diez años” una batería de coche eléctrico “inservible”. E incluso algún prestigioso periodista radiofónico se ha hecho eco de este bulo.

¿Por qué decimos que es un bulo? En primer lugar, porque la pila de botón que contamina 600.000 litros de agua es de mercurio, mientras que las baterías de los coches eléctricos son de ion litio.

En segundo lugar, y más importante, porque las baterías de los coches eléctricos no “se tiran a la basura”, sino que se recopilan para reutilizarlas en nuevos usos, como hace, por ejemplo, la empresa Little-Energy, que fabrica sistemas de almacenamiento de energía a partir de esos battery pack.

3.– Los coches eléctricos son muy caros. FALSO

Los coches eléctricos eran muy caros. Actualmente, además de la bajada en los precios al incrementarse su producción, hay numerosas ayudas a la compra, de manera que hoy, con el Plan Moves III, puedes hacerte con un vehículo de cero emisiones incluso por menos de 15.000€, como es el caso del Dacia Spring, el SEAT Mii, el Twingo eléctrico, o el Fiat 500, entre otros. ¿Que los Tesla son caros? ¡Claro! Pero también lo es un Ferrari de combustión…

4.- Los vehículos eléctricos no tienen potencia. FALSO.

Este es un mito muy extendido, sobre todo entre aquéllos a los que les gusta pisar el acelerador. Y lo cierto es que es totalmente falso. Ya no vamos a hablarte de los 1.020 CV del Tesla Model S, ni de los los 760 del Porsche Taycan… Es que coches eléctricos “normalitos” no tienen nada que envidiar, en potencia, a sus equivalentes de gasolina o diésel, como demuestran los 204 CV del Hyundai Kona eléctrico, o los 217 del Nissan Leaf, por poner un par de ejemplos…

5.-La batería tarda mucho en cargarse. DEPENDE.

Aquí no podemos hacer un desmentido drástico, y recurrimos a una respuesta a la gallega, porque la realidad es que el tiempo para llenar la batería depende del punto de recarga donde lo hagas. En uno semirrápido, tendrías que parar un par de horas. Sin embargo, cada vez hay más cargadores súper rápidos que, en el tiempo que tardas en tomarte un café, te recargan la batería al 80%. Aún así, desde Movelco creemos que son necesarios más puntos de recarga rápidos y ultrarápidos.

6.-Hay pocos modelos donde elegir. FALSO.

Este es uno de los bulos más extendidos y más rotundamente falsos que existen. Actualmente, sólo en España se comercializan más de cien modelos de coches eléctricos. Y los planes de los fabricantes apuntan a que en sólo cuatro años, habrá en el mundo más de 400 modelos. La falta de variedad para elegir ya no es excusa.

7.-El mantenimiento del coche eléctrico es caro. FALSO.

Un coche eléctrico tiene unos mil componentes más que uno de combustión, lo que hace que su mantenimiento sea mucho más barato, aproximadamente un 40%.

Por ejemplo, un vehículo eléctrico no tiene aceite, ni correas, ni embrague o caja de cambios al uso… Igualmente, hay menos filtros (realmente, sólo el de aire) y menos líquidos. Aquí te contamos a fondo qué revisar y qué no en el mantenimiento de un eléctrico.

8.-No hay suficientes puntos de recarga públicos. VERDADERO… por ahora.

Aquí más que desmentir vamos a hacer un matiz. Actualmente hay poco más de 11.500 puntos de recarga de acceso público en España. Y se necesitarían multiplicar por 30 de aquí a 9 años, según un estudio de Anfac y Faconauto. Por eso decimos que ese tópico es verdadero, por ahora… Ya que esperamos que se produzca una apuesta en firme por desplegar toda una red de puntos de recarga, al igual que están haciendo muchos otros países europeos.

Los puntos de recarga de acceso público aún son insuficientes, pero aumentarán

9.-Contaminan más que los de combustión. FALSO.

Quizás este bulo sea el más sorprendente de todos. Hace unos meses se puso de moda decir que, como la energía eléctrica procede de combustibles fósiles, el coche eléctrico contamina más que los de combustión. Se añadía, además, el proceso de extracción de litio de las minas, como un elemento más de contaminación. ¡Ah! ¡Pero al compararlo con el de combustión, no se mencionaban todas las emisiones que genera la extracción del petróleo, su transporte marítimo, su refinado, su traslado de nuevo a las estaciones de servicio… y un largo etcétera que te resumen a la perfección en este vídeo. Además, hay que tener en cuenta que la generación de electricidad cada vez procede más de energías renovables, y en un futuro deberá ser el 100%.

10.-Los coches eléctricos no son seguros. FALSO

Por último, hay quien afirma que los coches eléctricos no son seguros, por el alto voltaje de sus baterías y componentes. Veamos: afirmar esto es tan absurdo como decir que en un coche de gasolina puedes arder porque es altamente inflamable. Y no es así, por la misma razón: el aislamiento. El conductor, los ocupantes, el habitáculo de un coche eléctrico están absolutamente aislados de los componentes de alto voltaje del vehículo.

Es más: un coche eléctrico debe superar exactamente los mismos test de seguridad que cualquier otro. Así que… cuando te digan que no puedes ir a un tren de lavado con tu vehículo ecológico porque te electrocutas con el agua, no hagas ni caso.

 

¿Conoces algún otro tópico sobre coches eléctricos? Cuéntanoslo en los comentarios.



Deja una respuesta

0

¿Permítenos ayudarte?

Elige y planifica la forma de contacto:

Video-Conferencia

Teléfono o Correo Electrónico

 

Introduce tus datos y uno de nuestros profesionales te contactará en breve.